Slider
6257819fc9d4a8b503d3a4f67aa0d717.jpg
8422cb7bfb3f4890fa0578b2306d8340.jpg
b45daf6570a6839f4950d1eb8001332a.jpg
afdd2fc981b7b56efa1d73e711e5cf90.jpg
f16009c1c5945be8b375dca01b25ebc3.jpg
3e209ae75b724c4ac1972c0c91d91159.jpg

21
Dec
Comidas Navidad

Llegadas estas fechas todos tenemos en mente un ambiente festivo, hogareño y familiar. Miramos nuestra agenda y seguramente estará llena de compromisos sociales

Llegadas estas fechas todos tenemos en mente un ambiente festivo, hogareño y familiar. Miramos nuestra agenda y seguramente estará llena de compromisos sociales

 

Ya desde los comienzos de la Humanidad, las celebraciones se realizaban entorno al fuego y la comida, solo que ahora todo es más sofisticado y a veces lo festivo se vuelve casi cotidiano. No en pocas ocasiones después nos encontramos con personas que han sufrido problemas gastrointestinales, ataques de gota, diabetes descompensadas, o problemas por el consumo excesivo de alcohol.

 
Sabiendo esto, podemos encontrarnos recomendaciones y “recetas” para que tales estragos metabólicos previsibles no se produzcan o al menos disminuirlos, muchas de ellas sin base científica, e incluso peligrosas.
Así desde las sociedades científicas de nutrición, (SEEN, SEEDO, etc), se proponen pautas y consejos saludables durante estas fechas, que podríamos hacer extensivos al resto del año:
  1. No cambie sus hábitos de alimentación y ejercicio habituales. No debe saltarse ninguna ingesta y mantener una regularidad horaria en las mismas. Reserve los “excesos” para las fechas más señaladas.
  2. ¡Incluso muévase un poco más! Con treinta minutos más de ejercicio físico diario podemos compensar las calorías extras de las comidas navideñas.
  3. Controle el alcohol que tome ya que aporta calorías vacías.
  4. Planifique el menú. Si el plato principal es muy graso (ej. cordero) se deberán preparar entrantes ligeros (ej. vegetales).
  5. Planifique la compra para evitar las sobras.
  6. No deje de tomar fruta. Puede preparar como postre y/o sobremesa bandejas con frutas tropicales o entrantes como ensaladas o brochetas de fruta, acompañadas de alimentos protéicos no grasos (fiambres o carnes de pechuga de pollo o pavo, magro de jamón serrano, quesos frescos condimentados, huevos cocidos o duros, salmón o atún desengrasado, etc..) .
  7. Mientras cocine evite los picoteos o hágalos saludables con piezas de verduritas frescas, frutas, lácteos o fiambres no grasos.
  8. Sustituya las salsas industriales (muy grasas) por salsas caseras a base de hortalizas, hierbas aromáticas, jugo de limón, yogur desnatado y vinagretas.
  9. Elabore postres caseros reduciendo el contenido de azúcar (se puede sustituir con edulcorantes) y grasas.
  10. “De todo, pero poco”. Si quiere comer de todo lo que hay en la mesa, sírvase en un plato pequeño cantidades de todo lo seleccionado y no repita.
A estas recomendaciones vamos a añadir algunos consejos para intentar paliar o disminuir aquellos excesos que quizá no vayamos a controlar adecuadamente:
  • Si las comidas se realizan fuera de casa:
    • Los aperitivos deben de tomarse con moderación o evitar aquellos que lleven salsas (mayonesa, nata…), mantequilla, quesos untables, rebozados. A veces pueden llegar a aportarnos las mismas calorías que el plato principal.
    • Intente comer la misma porción, como si estuviera en casa. Si le ponen más cantidad no dude en pedir que le retiren lo que no se vaya a comer.
    • Elija carnes magras, sin salsas ni rellenos y elimine la piel. Si hay varias opciones siempre será más recomendable el pescado que la carne.
    • Sustituya el postre o licores por frutas, café o infusión.
    • Controle la ingesta de pan, o evítela.
  • Frente al consumo de alcohol, tomar a continuación y antes de acostarse bastante agua. Nos ayudará a eliminar el alcohol presente en la sangre, y depurarla del acetaldehído, subproducto residual de su metabolización, y con efectos neutrotóxicos , responsable mayormente de la sintomatología de la temida “Resaca”.
  • Tomar una infusión de hierbas aromáticas y preferiblemente menta, poleo o similares, seguido una dieta láctea suave y si fuera necesario (por cefalea) algún analgésico (paracetamol, etc.) al día siguiente.
  • Ante una comida previsiblemente copiosa, lo mejor es desayunar adecuadamente e, incluso, tomar un ligero tentempié antes de la comida – y, si puede ser a base de fruta, mejor –, para reducir el apetito y la ansiedad. Tenga en cuenta que el verdadero objetivo de estas reuniones no debe de ser el comer sino el convivir.
…Y después, ¿qué?.....Las claves en nuestro siguiente artículo
 

Firmado: Maria Isabel Cordero Álvarez. Lda. en Farmacia, Grado en Nutrición Humana y Dietética. Diploma en Nutrición. Consulta de Nutrición y Dietética. Centro Médico Santo Domingo.

Últimas Noticias

Nuestros Médicos

Sociedades Médicas

En el Centro Médico Santo Domingo, Tu Salud es Nuestro Compromiso
 
  
 

NUEVAS ESPECIALIDADES

Psicología y Psicopedagogía Preventivo Alzheimer